Muchos tipos de autónomos viven alrededor de las más de 180.000 bodas que se celebran en España

Los fotógrafos que cubren bodas, bautizos y comuniones bromean a menudo con que trabajan “para la BBC” –por las iniciales de estos tres eventos– cuando se les pregunta sobre su quehacer profesional. Precisamente ellos, los fotógrafos, están entre los autónomos y pequeños negocios que mayor rendimiento obtienen de estas celebraciones, pudiendo obtener un beneficio de hasta 3.000 euros por boda, según afirman algunos de estos profesionales.

Estas celebraciones, cuyo mayor volumen coincide precisamente con estos meses del año, mayo y junio, suponen en realidad una buena fuente de ingresos y una importante oportunidad de negocio para autónomos y pequeños negocios. Se estima que en 2022 se celebraron en España en torno a las 180.000 bodas, los 160.000 bautizos y las 170.000 primeras comuniones, generando un impacto económico cercano a los 15.000 millones de euros, según cifras del propio Instituto Nacional de Estadística.

Una parte de ese negocio recae precisamente en manos de profesionales por cuenta propia: autónomos y pequeños negocios, sin cuya participación estos acontecimientos quedaría un tanto deslucidos. Hablamos de fotógrafos u operarios de vídeo, maquilladores, músicos y disc jockeys, conductores de autobús o floristas. El número de celebraciones de este tipo no deja de crecer, así como el importe que los españoles destinan a las fiestas que suceden al acto puramente ceremonial.

El número de bodas no deja de crecer y las oportunidades de negocio para los autónomos son cada vez más amplias

Los ingresos de un autónomo o un pequeño negocio que toma parte en la organización de un evento, como una boda, varían bastante en función del tipo de servicio especializado que ofrezca, de su experiencia, de la ubicación de la ceremonia y el banquete en sí y del presupuesto del enlace nupcial.

En general, el coste promedio de una boda en España se sitúa alrededor de los 20.000 euros. Sin embargo, esta cantidad puede variar mucho dependiendo de factores como el número de invitados, el lugar de la celebración en sí, el catering a servir, el vestido de la novia y el traje del novio, la fotografía y el vídeo, las flores y la música, el transporte de los invitados…

Más allá de aquellas partidas que escapan al profesional por cuenta propia o al pequeño negocio (la ceremonia en sí o el lugar donde tiene lugar ésta), si pueden mencionarse ejemplos de lo que puede ganar los distintos autónomos y negocios que toman parte en una boda. Los datos han sido proporcionados por el portal de la plataforma de servicios locales Cronoshare. “Existen, como es lógico, eventos de este tipo de todos los niveles, pero la horquilla de tarifas se refiere a una boda media en España”, aclaró Carlos Alcarria, cofundador de este marketplace de profesionales.

Los fotógrafos pueden cobrar más de 3.000 euros por realizar el álbum de una boda

Comenzando, por ejemplo, por el planificador o weeding planner, la persona que se ocupa, o bien de organizar la boda entera (bien sea en todos los ámbitos de esta o solamente en algunos), o únicamente para coordinar el día concreto del enlace. Así, el asesoramiento, planificación, organización, decoración y coordinación completa de una boda puede generar de 1.000 a 1.300 euros para este tipo de autónomos. “Y ocuparse tan sólo de las tareas de coordinación el día específico de la ceremonia, entre 400 y 600 euros”, señaló Carlos Alcarria.

Su tarifa varía en función de la experiencia acumulada y también de los servicios que se ofrezcan: algunos de estos profesionales autónomos ofrecen paquetes completos que incluyen todos los servicios, desde la búsqueda del lugar idóneo hasta la coordinación del día del enlace. Otros ofrecen servicios más específicos, como la organización de la ceremonia en sí o la recepción.

Un fotógrafo de bodas puede ganar entre 600 y 3.000 euros por enlace, dependiendo de la duración del evento, el número de imágenes a presentar y los productos adicionales que incluya la contratación (álbumes, copias digitales, etcétera). También influye si va a cubrir solamente el día completo de la boda, o si a este se le añade la preboda, la celebración privada que los contrayentes suelen realizar el día antes con los invitados más cercanos. O la postboda, esa sesión de fotografía que se realiza con posterioridad al día de la ceremonia, con la pareja vestida de novios y en una localización a elegir por ellos o por los fotógrafos.

Videógrafos, floristas y maquilladores autónomos también son cada vez más demandados en las bodas

Los cámaras de vídeo o videógrafos ganan por enlace entre 600 y 2.500 euros por enlace. También en función de diversos factores. Hay profesionales que ofrecen paquetes completos que incluyen la grabación del vídeo de la ceremonia, el banquete y el baile, además de la edición del material. Otros ofrecen servicios más específicos, como la grabación de un same day edit (vídeo corto que se edita y se proyecta durante la misma celebración, normalmente tras el banquete) o un vídeo preboda. “Las bodas más largas suelen requerir más horas de trabajo del videógrafo, por lo que las ganancias de este aumentan; lo mismo que sucede con los equipos profesionales de alta gama, más onerosos que los básicos”, aclaró el cofundador de Cronoshare.

Por su parte, la decoración floral de una boda puede costar entre 500 y 2.000 euros, dependiendo del tamaño y la complejidad de los arreglos, el tipo de flores utilizadas y la época del año. Así, el florista a quien sólo se le encarga el ramo de novia y la decoración de una ceremonia civil ocupa la parte baja de la horquilla de precios, mientras que aquel otro que ha de emplear exclusivamente rosas, orquídeas o peonias y ocuparse de engalanar la iglesia, desde el pórtico de entrada hasta el altar mayor, consigue mayores ganancias. En general, una decoración floral básica (ramo de novia y centros de mesa), varía entre 300 y 500 euros, y una completa (incluyendo desde el broche de solapa del novio a la decoración del cóctel y la sala de baile), entre 1.000 y 2.000 euros.

Un servicio de maquillaje profesional para una novia puede suponer de media entre 150 y 300 euros para el autónomo que se ocupe de esta tarea, dependiendo de la experiencia del profesional, los productos utilizados y el tiempo que dure el servicio. Ahora bien, existen además de ese servicio, paquetes completos, que incluyen prueba de maquillaje, desplazamiento y retoques durante la ceremonia y para la sesión de fotografía, que está entre 300 euros y 500 euros o más por persona. “E incluso servicios adicionales, como maquillaje para acompañantes o familiares, con unas ganancias para el profesional que varían según el número de personas y los servicios requeridos”, continuó Carlos Alcarria.

Para un pequeño negocio de restauración, el ‘catering’ puede suponer unas ganancias de entre 50 y 150 euros por invitado

Por último, el servicio de catering para un pequeño negocio de restauración que cubra bodas puede suponer unas ganancias que oscilan entre 50 y 150 euros por persona, dependiendo del tipo de menú, la calidad de los productos y la cantidad de invitados. Un menú básico con entrantes, plato principal y postre puede costar entre 50 y 80 euros por persona, mientras que uno más elaborado, con opciones gourmet, maridaje de vinos y servicio de alta gama puede llegar a los 200 euros o más por persona. “El servicio de catering básico suele incluir la preparación y el servicio de la comida, pero algunos proveedores ofrecen extras como alquiler de vajilla, mantelería y mobiliario, decoración de la mesa y del espacio, personal de servicio (camareros, cocineros…) que incrementan el precio final del servicio”, señaló el experto en contratación.

Existen al menos tres tipos de profesionales por cuenta propia más que se pueden beneficiar de la gran cantidad de celebraciones de este tipo que hay en los meses primaverales: los disc jockey (DJ) y los músicos. Un DJ profesional, en una ceremonia de hasta 200 invitados, puede obtener entre 300 y 800 euros por unas cinco horas de trabajo, siempre dependiendo de su experiencia o caché. “En tanto que, dependiendo del tipo de músicos, la duración del banquete y el baile y el caché de los profesionales, estos artistas pueden ganar: como solistas, entre 150 y 400 euros por hora; los dúos o tríos, entre 300 y 600 euros por hora; y una banda completa, entre 500 y 1.000 euros por hora”, concluyó el cofundador de Cronoshare.

Finalmente, un conductor autobús para el traslado de invitados consigue entre 300 y 600 euros por ceremonia en la que es contratado, dependiendo del tamaño del vehículo, el número de paradas y distancia al lugar de celebración del banquete.

Jaime Rodriguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *